Entró en nuestras vidas en 1997, desde entonces la hemos visto hacer prácticamente de todo, desde publicidad hasta programas de televisión, pero el pasado 27 de Septiembre las y los malagueños tuvimos la oportunidad y la suerte de disfrutar de su mejor faceta.

La octava gira de Mónica Naranjo, “Tour 4.0”, hizo parada en el Palacio de Ferias y Congresos de Málaga, con el que es uno de los espectáculos audiovisuales más potentes facturados en nuestro país.

10378202_742741582463245_3337772234715212885_n

La diva, puntual a la cita, apareció en escena a la hora prevista bajando unas enormes escaleras que se escondían tras una enorme mascara blanca que estuvo vigilándonos durante las casi dos horas que duró el concierto.

“Europa” fue el tema elegido para iniciar un viaje que nos llevaría a los presentes a recordar las canciones más destacadas de la cantante. Desde ese primer momento el público se entregó al cien por cien, ovacionando y cantando cada uno de los temas.

Si por algo se caracteriza la gira “Tour 4.0” es por la energía y la fuerza que transmite Mónica Naranjo desde el escenario, muy diferente a lo que nos tenía acostumbrados durante su Adagio Tour y Madame Noir. El “Tour 4.0” se hacía necesario para sus fans que reclamaban poder cantar y bailar las canciones que llevaban acompañándoles durante casi dos décadas, y no decepcionó, Mónica Naranjo demostró que está completamente en forma a los cuarenta y que tiene muchísimo que ofrecer.

1277916_742741602463243_8719944703085167314_o

El escenario, además de la gran máscara blanca también contaba con dos grandes cubos multifuncionales que a veces permanecían sostenidos en el aire y otras descendían, para que los bailarines expresaran su arte a través de sombras y danzas muy sensuales mientras la cantante aprovechaba para hacer algún cambio de vestuario.

Uno de los momentos más especiales y emocionantes fue durante la oración que rezó todo el auditorio al unísono sin más compañía que la voz de Monica Naranjo, “Empiezo a recordarte” y “Rezo en soledad” hizo brotar las lágrimas de todos en el ecuador del show. Justo después, advirtió que no nos relajásemos porque aún quedaba lo mejor y así fue: “Amor y lujo”, “Sobreviviré” y “Make you Rock” fueron algunas de las piezas que elevaron el ritmo del concierto a niveles de vértigo.

El público totalmente rendido a sus pies se resistía a que el show terminara, precisamente cuando Mónica Naranjo anunció que el concierto estaba llegando a su fin, todos a la vez empezaron a gritar “Ahora, ahora”... pidiendo a la diva que interpretara uno de los temas favoritos de las y los seguidores. Sin estar incluido en el repertorio, Mónica hizo una excepción con el público malagueño y lo interpretó acapella, un detalle impagable con los que llevan más de quince años siguiendo cada paso que da.

1292864_742741652463238_4958709987153460909_o.jpg

El concierto tocaba a su fin con “Pantera en Libertad”, un himno que introdujo con un alegato muy en la línea ideológica que había seguido durante todo el espectáculo: defensa del amor por encima de prejuicios, la libertad, el feminismo, la paz... Era la manera perfecta para coronar una noche extraordinaria. Destacamos lo impresionante que fue ver como se bajaba el telón con cientos de manos iluminadas en el foro haciendo el símbolo de la victoria. Al final el amor y la libertad siempre triunfan.

Con tanta excitación Málaga quería más y más. Minutos después, Monica Naranjo reaparecía en escena, incluso con las cortinas corridas a su espalda y decía: “Nos queda una..” era el momento de poner el punto y final con “Solo se vive una vez”, que es el single del último disco de la artista, un álbum que recopila sus grandes éxitos en versiones revisadas.

Al final, cogida de las manos de sus músicos, Monica Naranjo abandonó el escenario al grito de: “Qué viva la vida y qué viva la música”.

Texto: Mario Armario Fotos: Raúl Orellana

Dejar respuesta