Con la lluvia como telón de fondo, la noche del martes 17 de marzo estuvo protagonizada por la gaditana Merche que completó el aforo del Teatro Cervantes de Málaga con su mágica voz, naturalidad y vivencias personales, acompañada de unos músicos de lujo: Fidel Cordero (teclados), Juan José Pestana (bajo), Juan Carlos Recio (guitarra) y David de la Fuente (batería).

Su reciente disco llamado “Quiero contarte”, el séptimo en su carrera, nos desvela una Merche más madura, que marca un antes y un después en su trayectoria, con una combinación de sonidos que encajan de forma armoniosa y que evidencian la evolución que ha experimentado la artista en estos trece años en los que se ha visto involucrada en la maquinaria empresarial de las discográficas de la que ha salido victoriosa y reforzada.

El espectáculo, que se dividió en tres partes, tuvo su punto de partida a las 21 horas con “Mentiras”, una canción de desamor en la que cuenta cuan dañinas y devastadoras pueden ser estas en una relación.

“Soy una mujer muy soñadora, yo siempre le canto a los sueños y hay que luchar por ellos porque en algún momento la vida te regala una oportunidad” fueron sus primera palabras aunque no las únicas ya que mantuvo un constante y cercano diálogo con los espectadores. Prometió una velada llena de emociones y cumplió la promesa.

Fue con "Dilo tu primero", un tema con una letra descarada, el momento en el que Merche demostró todo su desparpajo andaluz para más tarde tocar la fibra sensible de los allí presentes con el romántico dueto “Aquí me tienes” junto a Salvador Beltrán quién no pudo acudir y que gracias a la tecnología apareció en imágenes ante sus seguidores malagueños. Una vez terminada la actuación el joven desapareció de la gran pantalla dando paso a “Dos amigos”, el nuevo single que actualmente están programando las principales emisoras de radio.

El segundo bloque lo abrió “Solo tú” con una ejecución impresionante, destacando el último puente de la canción, que provocó una gran ovación antes de dar por finalizado el tema. De esta manera, inyectó un popurrí de sus grandes baladas que su público agradeció y que como ella reconoció tantas satisfacciones le han aportado desde que dio el salto a la fama. “Le deseo”, “Cal y arena”, “Si te marchas” o “Eras tú” -en la que al terminar lanzó un beso al cielo- fueron algunas de las que sonaron. Este bloque lo cerró con “Nana” un tierno canto que compuso a su esperada hija para cuando estuviese entre sus brazos y que significó el instante más conmovedor de todo el recital.

Tras un video que recopilaba los logros más importantes de su profesión comenzó la tercera y definitiva parte con un repaso a sus temas más discotequeros que consiguieron dejar a un lado las vergüenzas y transformar el patio de butacas en una enorme pista de baile al ritmo de clásicos como: “Bombón”, “Ya no me digas lo siento”, “No me pidas más amor” o “Me han vuelto loca”.

Después de casi dos horas de repertorio abandonó el escenario al que regresó, minutos más tarde, con el aclamado “Abre tu mente” y “Te espero cada noche” que reinterpretó con la ayuda de dos jóvenes “merchitos” a la vez que grababan con sus smartphones la experiencia desde las tablas del Cervantes para compartirlo posteriormente en sus redes sociales.

Al final, con un sincero “salud y trabajo para todos que hace mucha falta” Merche se despedía dejando la agradable sensación de haber asistido a un concierto especial, en el que todos seguimos reconociendo en ella el buen gusto por las composiciones directas y esa tan singular forma de cantar.

Texto: Raúl Orellana.

Dejar respuesta