Treinta y cinco minutos pasaban de las diez de la noche, cuando comenzó a arder el auditorio de la Cantera de Nagüeles. La mecha la prendió Jae Murphy, el DJ oficial de la gira de Jason Derulo. Con una breve sesión que fue desde el We found love de Rihanna al Despacito de Luis Fonsi, pasando por Rave after rave de W&W o Ginza de J Balvin. Su misión: generar más ganas aún de ver al estadounidense pisar las tablas.

Pocos minutos después las luces se apagaban y el pantallón situado en el centro del escenario anunciaba lo que estaba a punto de suceder, la superestrella Jason Derulo estaba listo para incendiar Starlite. Más de una intensa hora con la premisa de ser "la mayor fiesta del planeta". Y así fue. Un repaso por sus quince temas más radiados, entre los que se encontraban: Get ugly, Trumpets, The other side, Talk dirty, y que le han llevado al éxito en el mundo entero. No en vano, sobre el escenario marbellí le entregaron el doble disco de platino por las ventas de su último single Swalla junto a Nicki Minaj y Ty Dolla $ygn.

Cuatro bailarines, una pequeña pero efectiva banda de músicos, junto a backdrops, cargados de imágenes y muchas de las letras de las canciones, acompañaron a Derulo durante toda la noche. Una noche cargada de ritmo, sensualidad, coreografías explosivas, ardientes baladas y exhibiciones acrobáticas de su cuerpo de baile. El estadounidense de 27 años conquistó a todo el público, que permaneció en pie del primer al último minuto sin dejar de bailar, gracias su poderoso chorro de voz lleno de soul, sus lucidos falsetes, su energía que parecía no apagarse y su musculoso torso desnudo que lució desde la mitad del concierto. La ardiente noche llegó a su fin con el sonado Want to want me. Mientras, una explosión de humo y confeti llenaba el devastado auditorio. Derulo se despidió en el clímax y la satisfecha multitud comenzó a marcharse. "La mayor fiesta del planeta" había llegado a su fin.

Desde Musicarama queremos agradecer la amabilidad con la que nos ha tratado el departamento de prensa de Starlite y que nos ha permitido, en esta edición, poder disfrutar de una noche espectacular. Gracias por traer a Marbella a todas estas estrellas internacionales que de otra manera jamás visitarían nuestro país.

 

Dejar respuesta