David DeMaría vuelve la vista atrás y celebra sus cuatro lustros de carrera, plagada de éxitos y también de pequeños tropiezos, con un disco y gira que recala mañana en Málaga. El compositor y cantante que en 1997 editara su primer y homónimo trabajo regresa al Teatro Cervantes de Málaga, mañana sábado 9 de junio a las 20:00 horas, dentro de los conciertos de presentación de 20 años, un álbum en el que recupera con un nuevo aire los clásicos que han marcado su carrera, como Precisamente ahora, Barcos de papel o Que yo no quiero problemas, a los que suma temas inéditos.

El músico jerezano estará acompañado en las tablas del Cervantes por una enérgica banda formada por Pino Rovereto (batería), Enzo Apicella (bajo), Gherardo Catanzaro (teclado) y Red Hamani (guitarra). Con ellos repasará unos temas que en el álbum ha registrado con artistas afines como la malagueña Vanesa Martín, Chenoa, Manuel Carrasco, Sergio Dalma, Rosana o Eva Ruiz.

“He conocido las cloacas y el sentirme hasta en la sopa. He empezado varias veces de cero. 20 años recopila todo esto”, ha reconocido este andaluz del 76 en las entrevistas de presentación de su nueva entrega discográfica. El gaditano recuerda las giras por América Latina, los premios, el millón largo de copias vendidas de sus discos, las composiciones de algunos de los mayores éxitos de artistas como Malú, David Bisbal, Marta Sánchez o Pastora Soler, pero también sus fracasos, como el café teatro que montó en su ciudad, o las trampas de la fama, sobre todo tras convertirse en una estrella internacional tras el éxito de Barcos de papel.

David DeMaría, uno de los cantautores más respetados y prolíficos del panorama nacional, ha editado 10 álbumes y sigue tratando de ampliar horizontes creativos. Acaba de publicar un poemario, Navegantes en un barco de papel, en el que se dirige a su hijo, Leo. El Teatro Cervantes volverá mañana sábado a acoger a sus incondicionales. En su anterior visita, en diciembre de 2009, abarrotó el teatro municipal en la presentación de su disco Relojes de arena.

Dejar respuesta