David Bisbal lo ha vuelto a conseguir. A sus 38 años el almeriense sigue cosechando éxitos y muestra de ello es el concierto que dio el pasado sábado en el Cortijo de Torres de Málaga. Su fiel público hizo cola desde primeras horas de la tarde para disfrutar de su enérgico ídolo. La gira de presentación de Hijos del mar llegó al corazón de los malagueñxs que bailaron y corearon, junto a él, cada canción.

Los primeros aplausos llegaron con Mi norte es tu sur, seguidos de El ruido, Culpable o Quiero perderme en tu cuerpo, junto a otros temas como Fiebre, Antes que no Ave María. El espectáculo mezcló el portentoso chorro de voz del artista con un espectacular juego de luces y vistosos recursos audiovisuales. Abierto a nuevos estilos musicales, recogidos en su sexto disco Hijos del mar, Bisbal supo combinar su sonido más latino con su nuevo estilo electrónico pasando incluso por acústico en algunas canciones.

El broche final a un concierto de 23 canciones y cuatro cambios de vestuario lo puso un medley de algunos de sus éxitos más conocidos. El repertorio que ofreció Bisbal a la ciudad será recordado por los miles de asistentes durante mucho tiempo, gracias a una madurez musical que atrae tanto a sus seguidores de siempre como a las nuevas generaciones. Lo que hace a este artista grande es, además de su prodigiosa voz y el derroche de energía en cada interpretación, su humildad y el agradecimiento que mostró durante toda la noche a los espectadores y a la prensa presente.

Fotos: Hugo Cortés | Grupo Mundo
 

Dejar respuesta